Las babas del diablo: Ni Uno, ni uno.

Pamela Ríos Lovato
Fundadora de la Escuela de Pensamiento Crítico “Las babas del diablo” y de Librería Cosmonauta.

Institución: Escuela de Pensamiento crítico “Las Babas del diablo”

Creadores: Pamela Ríos y Diego Chamorro

Período de existencia: 2017-hasta la actualidad

Lugar: Librería Cosmonauta-Quito- Casa Mitómana, invernadero cultural

“Amar es pensar”
He pasado toda la noche sin dormir

Alberto Caeiro

“En nuestro mundo, el amor es el guardián de la universalidad de lo verdadero”

Alain Badiou

El filósofo Alain Badiou, la última figura del “boom” francés, construye su fenomenología a partir de que el existir no está indexado a un sujeto sino a un mundo. Es decir, que como sujetos podemos reconocernos no en el aparecer a una conciencia sino en el aparecer en un mundo. Entendemos como mundo toda gradación en un extenso campo de posibilidades. Para Badiou, los mundos están construidos por cuatro verdades. Tomando a la vedad como ese algo que no podamos discernir porque posee lo que los otros elementos poseen. Por lo tanto son válidas en todos los mundos. Estas verdades son: la estética, la ciencia, la política y el amor. Ser filósofo es ser el «organizador» de las verdades o como mínimo, el organizador de los encuentros entre ellas. De ahí, que  la palabra filosofía signifique el amor  por el pensamiento o pensar el amor o, al menos preguntarse ¿es el amar una modalidad del pensar?

Badiou trabaja su proyecto filosófico en varias obras, pero su eclosión más poderosa es cuando centra su ontología en la matemática, pero una matemática del amor y de la multiplicidad. Los referentes de su proyecto se establecen en dos obras: El ser y el acontecimiento y La lógica de los mundos. En el primero de los textos mencionados todo se centra en la declaración del acontecimiento; es decir, en el poner un alto al devenir de la historia y marcar el acontecimiento. El amor se lo constituye de la misma manera, desde el plano de la declaración. En este caso particular, podemos focalizar el punto hacia la posición que se tome a partir de la declaración del acontecimiento, es donde se puede enunciar la ontología matemática para Badiou: Ni Uno, ni uno. Badiou propone su ontología en la lógica de la multiplicidad, negando el rastro de ese gran Uno jerárquico y también el uno individualista y unitario, se concentra en una propuesta desde la multiplicidad, desde el amor.

El ser no es uno, no hay ese uno teológico, ni el uno de la partícula única; se muestra el ser como multiplicidad. Si no hay uno, hay unificación; para Badiou el principio de unificación es la situación. Solo la situación marca el comportamiento del sujeto y su ética por ejemplo. No existe una única ética, existe la ética para determinada situación, desde otra forma de ver, existe al aparecer de un sujeto a partir de la situación que se constituyó por un acontecimiento; y este aparecer está delineado por la multiplicidad y el amor.

El sujeto moderno ha fallecido. Ahora el sujeto tiene que relacionarse a la ley del acontecimiento, es decir, que el sujeto debe tomar posición frente a un acontecimiento. Todo proceso de subjetivación es al infinito, el amor solo funciona si es para siempre. Existen varias maneras de tomar posición frente a un acontecimiento, por ende hay varias maneras de subjetivación, sujetos: reactivos, oscuros y fieles.

Sujeto reactivo: Sujeto que frente al acontecimiento dice: «no hubo acontecimiento», de forma que niega el acontecimiento, es una forma de negarse al cambio, si hay firma o contrato, no hay cambio. En términos del amor sería como un matrimonio, como una unión de contrato. Siempre hay que tener presente que el amor y la política no funcionan de manera contractual.

Sujeto oscuro: Es el que dice: «hubo un acontecimiento, pero hay que luchar contra él». Reconoce el acontecimiento, pero está en contra o habla mal de él. Es regresar a ideas fijas, es negar el posible cambio del mundo y proponer volver al mundo antiguo, son los que piensan que la solución está en el origen. En el campo del amor sería algo como «estamos hechos el uno para el otro», un total fascismo del amor, como establecer un régimen de pertenencia.

Sujeto fiel: Es fiel al aparecer de los posibles mundos que abre el acontecimiento. Es un sujeto fiel a que surjan nuevos mundos, fiel a que existan nuevos mundos o a crear o constituir nuevos mundos. Este es el sujeto más peligroso, porque es el sujeto revolucionario. En el amor es el sujeto fiel al nuevo mundo creado por quienes se aman. No importa el resultado o el fracaso, lo que importa es la revolución o la constitución de ese nuevo mundo.

El amar es una de las modalidades del pensar, el amor no tiene esencia, ni definición, el amor NO es. El amor se constituye al declarar su acontecimiento y luchar por la revolución de crear y constituir ese nuevo mundo de quienes se aman. Así es como podemos explicar el fundamento del aparecer en el mundo Escuela de Pensamiento Crítico «Las babas del diablo».

Un  encuentro, azaroso, de un seminario de Badiou fue el acontecimiento que ayudó a poner en pensamiento y en palabras un proyecto que se empezó a forjar desde un mundo de amor.

La Escuela de Pensamiento Crítico “Las babas del diablo” surgió de la inquietud, de la interpelación pero sobre todo, del amor a pensar. Diego Chamorro y yo hemos transitado por la docencia muchos años y determinamos, un día, que estábamos frustrados de las instituciones, los sesgos, las formas pero sobre todo ese interés mercantilista que todo lo traspasa. Entonces, decidimos, contra todo pronóstico, tratar de abrir un espacio al pensamiento y contagiar, a quién se deje, quién quiera, quién lo necesite. Porque para nosotros, el pensar, se ha transformado en una necesidad.

Así fue como desde mayo del 2017, después de tocar algunas puertas, sobre todo académicas, y recibir negativas para el proyecto, iniciamos en el espacio colectivo del MedialabUIO de Ciespal. ¿Qué iniciamos? Un lugar para que la filosofía y la literatura puedan transitar como esos suplementos azarosos que llaman a un agenciamiento. Al principio, nuestras propuestas fueron potentes pero desordenadas. Nos inclinábamos por las propias investigaciones o autores favoritos, íbamos probando qué atraía al público. Y aunque los objetivos estaban, de alguna manera claros, el mismo público nos fue amoldando hacia otros rumbos.

Un trabajo que complementaba a los formales. Al inicio dictábamos talleres de dos horas los miércoles, luego, miércoles y jueves. Para octubre, ya teníamos actividades de martes a viernes. La escuela crecía y fluía con y a pesar de nosotros. El público, totalmente heterogéneo, también crecía a la par de las propuestas. La primera idea, de formar grupos de lectura y estudio de aparatos teórico-críticos fue mutando a la necesidad de crear públicos que pierdan el miedo frente a esas dos categorías, frente a los autores y al pensamiento en sí.

Cuando determinamos que un buen número de personas respondían a una necesidad de pensar que no se le está dada u ofrecida de manera formal. Fue para nosotros, al mismo tiempo, un acontecimiento y una responsabilidad. Ahora, ya no podíamos bajar los brazos aunque las necesidades logísticas se presenten constantemente. Tuvimos que aprender a diseñar, usar redes sociales, entender la movilidad del mercadeo y otras habilidades que no sabíamos que existían. Ahora, algunas de estas incluso son carreras universitarias, en detrimento de la literatura y la filosofía.

Cuando el espacio se fue restringiendo, emprendimos, nuevamente, la búsqueda de lugares que se interesen por esta propuesta. La cuestión se vio resuelta, también, de una manera amorosa. Encontramos el lugar ideal, idealizado. Casa Mitómana- Invernadero cultural, nos abrió sus puertas de la manera acontecimental. Fue un verdadero aparecer en un mundo. En el proyecto de construcción de un mundo de amor del Colectivo Mitómana. Nos hicimos cargo del espacio de la librería, construyendo así otro mundo de amor, Librería Cosmonauta, que ahora es el centro de operaciones de estos sujetos fieles al pensamiento.

En estos dos años y medio, hemos propuesto al menos, un seminario filosófico y un club de lectura mensual. Iniciamos con un seminario de política e ideología, hablamos de historia, de deconstrucción, vinculamos la filosofía con la literatura y abrimos un club de lectura, de un año, sobre ciencia ficción. En octubre del 2017, propusimos un programa de un mes de reivindicación teórica de la revolución de octubre. Fue el pretexto perfecto para atacarnos desde todos los puntos ideológicos. Pero, en realidad, entendimos que la violencia y los ataques se dan por el miedo y la incomodidad que generan los espacios de pensamiento y eso nos dio un nuevo impulso.

Además de los eventos mensuales, organizamos las primeras y segundas Jornadas de Pensamiento Crítico, Filosofía y Teoría. Un mes del año en que hay actividades variadas con expositores de primer nivel en varios espacios de la ciudad. Las primeras jornadas giraron en torno a foros, debates, conversatorios que expusieron la crisis de las humanidades, la necesidad del pensamiento crítico en la actualidad, para qué sirve la filosofía, entre otros temas de interés. Tuvimos la participación de pensadores como Iván Carvajal, Nelson Reascos, Natalia Sierra, Stéphane Vinolo, Dennis Schutijser, Rafael Polo, Pamela Jijón, entre otros grandes filósofos y teóricos. En las segundas jornadas, presentamos y tratamos de visibilizar proyectos nuevos de pensamiento y escritura, tuvimos la presencia de Gabriela Ponce, Daniela Alcívar, María Auxiliadora Balladares, Xavier Oquendo, Leonardo Valencia, quienes hablaron de sus más recientes proyectos anclados, igualmente, a la incomodidad que generan los espacios de pensamiento y las dificultades para generarlos, pero sobre todo, para mantenerlos.

Así que, la logística, producción, planificación y organización de un proyecto de estas dimensiones es muchas veces, abrumador pero gratificante. Podríamos pertenecer a un marco institucional que, de alguna manera, facilite estos procesos. Sin embargo, hemos encontrado en las fronteras, en el margen el espacio perfecto para un accionar sin censura, sin implicaciones ideológicas de ningún tipo, sin intereses mercantilistas o clientelares. Creemos fielmente que es la mejor manera de construir, producir y generar pensamiento. Este transitar por los bordes  para conocer la teoría e iniciar procesos de crítica se ha vuelto tan necesario. Sobre todo en nuestro medio plagado de figuras canónicas, de posturas cerradas y de instituciones caducas. Nosotros seremos esos sujetos  fieles a este camino que, desde el Estado y el sector privado, se le ha negado a la mayoría. La filosofía y la literatura son las trincheras de los que batallamos contra este tiempo de oscuridad intelectual. La escuela de pensamiento crítico “Las babas del diablo” siempre será un lugar de encuentro de todas aquellas posturas, ideologías, teorías, proyectos que trabajen en pro del pensamiento y será también el lugar de la disidencia, de la incomodidad, de la crítica, del cuestionamiento constante.   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.